La Luz de los Corazones

¿Acaso no ves, no comprendes que todo lo que reclamas como tuyo, incluso tus manos, tus pies, tus ojos, oídos, cabeza y vientre, quedará en este mundo? Cuando el ángel Azra’il tome tu alma en el momento de la muerte, todos tus bienes pasarán a tus herederos.

Tu carne y sangre serán consumidas por insectos y tus huesos por la tierra. Tú solías adorar y apegarte a tu status, pero ahora otro posee este cargo; tu antiguo puesto ha sido ocupado por alguien a quien habías descalificado en el pasado. Tus cuentas, dinero y bienes son saqueados por la gente. Tu querida esposa se convierte en una viuda y tus amados hijos en huérfanos.

¡Oh tú que te jactabas de tu astucia! ¿Comprendes por ventura cuál es tu situación? Lo que puedes llevarte de aquí, lo que siempre permanecerá contigo, lo que te será útil en la tumba y el Día de la Resurrección, no son sino la fe, la adoración y la obediencia: tus buenas acciones. En ese día aterrador, cuando tus queridos hijos, por quienes consumiste tu vida, retornen a la vida diaria luego de palear un poco de tierra sobre tu tumba, la única cosa que no te abandonará, que será tu compañera en esa morada, es la fe…

Lección 1º, La Importancia de la Fe

$ 1,950.00

SKU: 978-987-47834-0-0

Detalles

Peso 0.500 kg
Dimensiones 25 x 15 x 3 cm
Tapa

Blanda

Páginas

220

Acerca del Autor

Sheikh Muzaffer Ozak Al Yerrahi

Sheikh Muzaffer Ozak Al Yerrahi

El Sheik Muzaffer Ozak, se alejo del mundo visible en 1985. El es un Waliullah, o íntimo amigo de Allah, tal como los santos son denominados en la tradición
Islámica.
Durante veinte años, el Sheik Muzaffer Ozak fue el Sheik de la orden Halveti –Yerrahi de Derviches. Un prolífico autor en lenguaje Turco, fue bien conocido por sus sabias advertencias, consejo espiritual y su maestría en le interpretación de los sueños.
Fue educado por una sucesión de sabios y eruditos maestros quienes le instruyeron en todas las ramas de la tradición Islámica. Fue Muezzin y más tarde tomó el cargo de Imán en muchas mezquitas de Estambul. Más tarde se retiró de su cargo de Imán y predicó el sermón de los Viernes en la mezquita cercana al famoso mercado de los libros de Estambul, donde era propietario de un negocio especializado en libros antiguos y religiosos.
Extensos viajes lo llevaron no solamente en Peregrinación a Mecca (once veces) y a través de todo el Oriente Medio, sino también a los países de los Balcanes, Europa Occidental y los Estados Unidos de América, donde su profundo amor por el pueblo Norteamericano halló expresión en la fundación de numerosas ramas de la Orden Halveti-Yerrahi.

¿Acaso no ves, no comprendes que todo lo que reclamas como tuyo, incluso tus manos, tus pies, tus ojos, oídos, cabeza y vientre, quedará en este mundo? Cuando el ángel Azra’il tome tu alma en el momento de la muerte, todos tus bienes pasarán a tus herederos.

Tu carne y sangre serán consumidas por insectos y tus huesos por la tierra. Tú solías adorar y apegarte a tu status, pero ahora otro posee este cargo; tu antiguo puesto ha sido ocupado por alguien a quien habías descalificado en el pasado. Tus cuentas, dinero y bienes son saqueados por la gente. Tu querida esposa se convierte en una viuda y tus amados hijos en huérfanos.

¡Oh tú que te jactabas de tu astucia! ¿Comprendes por ventura cuál es tu situación? Lo que puedes llevarte de aquí, lo que siempre permanecerá contigo, lo que te será útil en la tumba y el Día de la Resurrección, no son sino la fe, la adoración y la obediencia: tus buenas acciones. En ese día aterrador, cuando tus queridos hijos, por quienes consumiste tu vida, retornen a la vida diaria luego de palear un poco de tierra sobre tu tumba, la única cosa que no te abandonará, que será tu compañera en esa morada, es la fe…

Lección 1º, La Importancia de la Fe