COLECCIÓN MALAMATIYYA 

RISALAT AL-MALAMATIYYAT
Epístola de los hombres de la reprobación: la lucidez implacable

En el seno de las tendencias de la mística musulmana de los siglos IX y X, dos grandes movimientos se oponen fundamentalmente: la Vía de la reprobación y la Vía
del sufismo. Los Malāmatiyyat —los hombres de la reprobación— defendieron la opinión contraria a la mayor parte de las tesis y prácticas de los sufíes.

Los hombres de la reprobación persiguieron con una lucidez implacable las formas más diversas y sutiles de complacencia y de exhibición espiritual. A sus ojos, la verdadera vida interior era “un secreto entre el Señor y el servidor". Para ellos el “yo" es aborrecible y todas las formas de complacencia e hipocresía un obstáculo en el
progreso espiritual. Por esta razón exaltarán la virtud de la sinceridad, enérgica y heroica, capaz, como la fe, de realizar milagros.

Acerca del Autor

Ibn al-Husayn al-Sulami

(932-1021) Nació en Nisapur, sufí y árabe místico, hagiógrafo y tradicionalista (erudito que recoge y transmite hadices). Autor de numerosas obras, fue uno de los primeros biógrafos de los sufíes.

Sus padres eran sufíes. Él fue iniciado así en el camino espiritual, por sus padres, pero también por su abuelo materno Abu ´Amr Isma´il ibn Nujayd, quien era un eminente miembro de los malamatiyya. Entre sus maestros se encuentran Abu-l Qasim Nasrabadi, un tradicionista de Nisapur.

Pronto, uno de los discípulos de su abuelo, Abu Sahl al-Su´luki (de quien también se dice que le transmitió la jirqa), lo faculta para transmitir el sufismo. Sulami formó a muchos eruditos en los campos del sufismo, la historia y el hadiz, y su influencia como maestro y biógrafo abarcó varias generaciones de sufíes.

 

Entre sus discípulos se encuentran Abu l-Qasim al-Qusayri, Abu Nu´aym y Abu Bakr al-Bayhaqi.

Sulami ha viajado mucho por Irak; Hamadan, Ray, Merv, Hijaz y otros lugares. Está será la ocasión de numerosos contactos con sufíes y eruditos. Durante la última parte de su vida, construyó un pequeño hospicio sufí (janqah) que recibía a los sufíes para retiros.

 

Detalles

Tapa Blanda
Dimensiones 22 x 15 x 3 cm
ISBN

978-987-48806-2-8

Páginas

82

 

EL CAMINO DEL CABALLERO SUFÍ
Cuando la luz se refleja en la belleza del rostro, esa belleza se denomina futuwwat

Esta obra acerca al lector al conjunto de tradiciones, costumbres y prácticas que constituyen el arte de la vida caballeresca musulmana en la Edad Media. Se trata de la caballería entendida en el sentido espiritual y ético, y no en su aspecto militar, tema que se trata más bien en los "manuales del perfecto caballero" o en los textos concernientes al arte de la guerra.
Como en el Occidente medieval, la iniciación guerrera está estrechamente relacionada con la iniciación propiamente espiritual y la iniciación de los oficios. Pero en el islam no hay una organización oficial de estas instituciones iniciáticas que se pueda comparar con instituciones occidentales como en las órdenes monásticas o caballerescas.

En cualquier caso, ya se trate de aspecto militar o del ético, está traducción comentad de un texto árabe debido a un autor de origen persa de los siglos X y XI, está basada en la aplicación de un principio fundamental del islam: la subordinación de toda actividad a una finalidad espiritual. Las formas históricas que pueda revestir todo esto son la expresión comunitaria de una vía o un modo de realización espiritual cuya meta suprema es borrar la perfección a los ojos de todos, convertirse en un hombre como los demás, "que consume alimentos y camina por los mercados", como asegura el Corán.

Acerca del Autor

Ibn al-Husayn al-Sulami

(932-1021) Nació en Nisapur, sufí y árabe místico, hagiógrafo y tradicionalista (erudito que recoge y transmite hadices). Autor de numerosas obras, fue uno de los primeros biógrafos de los sufíes.

Sus padres eran sufíes. Él fue iniciado así en el camino espiritual, por sus padres, pero también por su abuelo materno Abu ´Amr Isma´il ibn Nujayd, quien era un eminente miembro de los malamatiyya. Entre sus maestros se encuentran Abu-l Qasim Nasrabadi, un tradicionista de Nisapur.

Pronto, uno de los discípulos de su abuelo, Abu Sahl al-Su´luki (de quien también se dice que le transmitió la jirqa), lo faculta para transmitir el sufismo. Sulami formó a muchos eruditos en los campos del sufismo, la historia y el hadiz, y su influencia como maestro y biógrafo abarcó varias generaciones de sufíes.

 

Entre sus discípulos se encuentran Abu l-Qasim al-Qusayri, Abu Nu´aym y Abu Bakr al-Bayhaqi.

Sulami ha viajado mucho por Irak; Hamadan, Ray, Merv, Hijaz y otros lugares. Está será la ocasión de numerosos contactos con sufíes y eruditos. Durante la última parte de su vida, construyó un pequeño hospicio sufí (janqah) que recibía a los sufíes para retiros.

 

Detalles

Tapa Blanda
Dimensiones 22 x 15 x 3 cm
ISBN

978-987-48502-7-0

Páginas

120

COLECCIÓN MALAMATIYYA

$2.800,00 $2.520,00
COLECCIÓN MALAMATIYYA $2.520,00
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • Dergah Yerrahi - Villa Crespo - Retiro a Coordinar Murillo 686 - Lunes a Viernes - de 11 a 18hs.

    Gratis

COLECCIÓN MALAMATIYYA 

RISALAT AL-MALAMATIYYAT
Epístola de los hombres de la reprobación: la lucidez implacable

En el seno de las tendencias de la mística musulmana de los siglos IX y X, dos grandes movimientos se oponen fundamentalmente: la Vía de la reprobación y la Vía
del sufismo. Los Malāmatiyyat —los hombres de la reprobación— defendieron la opinión contraria a la mayor parte de las tesis y prácticas de los sufíes.

Los hombres de la reprobación persiguieron con una lucidez implacable las formas más diversas y sutiles de complacencia y de exhibición espiritual. A sus ojos, la verdadera vida interior era “un secreto entre el Señor y el servidor". Para ellos el “yo" es aborrecible y todas las formas de complacencia e hipocresía un obstáculo en el
progreso espiritual. Por esta razón exaltarán la virtud de la sinceridad, enérgica y heroica, capaz, como la fe, de realizar milagros.

Acerca del Autor

Ibn al-Husayn al-Sulami

(932-1021) Nació en Nisapur, sufí y árabe místico, hagiógrafo y tradicionalista (erudito que recoge y transmite hadices). Autor de numerosas obras, fue uno de los primeros biógrafos de los sufíes.

Sus padres eran sufíes. Él fue iniciado así en el camino espiritual, por sus padres, pero también por su abuelo materno Abu ´Amr Isma´il ibn Nujayd, quien era un eminente miembro de los malamatiyya. Entre sus maestros se encuentran Abu-l Qasim Nasrabadi, un tradicionista de Nisapur.

Pronto, uno de los discípulos de su abuelo, Abu Sahl al-Su´luki (de quien también se dice que le transmitió la jirqa), lo faculta para transmitir el sufismo. Sulami formó a muchos eruditos en los campos del sufismo, la historia y el hadiz, y su influencia como maestro y biógrafo abarcó varias generaciones de sufíes.

 

Entre sus discípulos se encuentran Abu l-Qasim al-Qusayri, Abu Nu´aym y Abu Bakr al-Bayhaqi.

Sulami ha viajado mucho por Irak; Hamadan, Ray, Merv, Hijaz y otros lugares. Está será la ocasión de numerosos contactos con sufíes y eruditos. Durante la última parte de su vida, construyó un pequeño hospicio sufí (janqah) que recibía a los sufíes para retiros.

 

Detalles

Tapa Blanda
Dimensiones 22 x 15 x 3 cm
ISBN

978-987-48806-2-8

Páginas

82

 

EL CAMINO DEL CABALLERO SUFÍ
Cuando la luz se refleja en la belleza del rostro, esa belleza se denomina futuwwat

Esta obra acerca al lector al conjunto de tradiciones, costumbres y prácticas que constituyen el arte de la vida caballeresca musulmana en la Edad Media. Se trata de la caballería entendida en el sentido espiritual y ético, y no en su aspecto militar, tema que se trata más bien en los "manuales del perfecto caballero" o en los textos concernientes al arte de la guerra.
Como en el Occidente medieval, la iniciación guerrera está estrechamente relacionada con la iniciación propiamente espiritual y la iniciación de los oficios. Pero en el islam no hay una organización oficial de estas instituciones iniciáticas que se pueda comparar con instituciones occidentales como en las órdenes monásticas o caballerescas.

En cualquier caso, ya se trate de aspecto militar o del ético, está traducción comentad de un texto árabe debido a un autor de origen persa de los siglos X y XI, está basada en la aplicación de un principio fundamental del islam: la subordinación de toda actividad a una finalidad espiritual. Las formas históricas que pueda revestir todo esto son la expresión comunitaria de una vía o un modo de realización espiritual cuya meta suprema es borrar la perfección a los ojos de todos, convertirse en un hombre como los demás, "que consume alimentos y camina por los mercados", como asegura el Corán.

Acerca del Autor

Ibn al-Husayn al-Sulami

(932-1021) Nació en Nisapur, sufí y árabe místico, hagiógrafo y tradicionalista (erudito que recoge y transmite hadices). Autor de numerosas obras, fue uno de los primeros biógrafos de los sufíes.

Sus padres eran sufíes. Él fue iniciado así en el camino espiritual, por sus padres, pero también por su abuelo materno Abu ´Amr Isma´il ibn Nujayd, quien era un eminente miembro de los malamatiyya. Entre sus maestros se encuentran Abu-l Qasim Nasrabadi, un tradicionista de Nisapur.

Pronto, uno de los discípulos de su abuelo, Abu Sahl al-Su´luki (de quien también se dice que le transmitió la jirqa), lo faculta para transmitir el sufismo. Sulami formó a muchos eruditos en los campos del sufismo, la historia y el hadiz, y su influencia como maestro y biógrafo abarcó varias generaciones de sufíes.

 

Entre sus discípulos se encuentran Abu l-Qasim al-Qusayri, Abu Nu´aym y Abu Bakr al-Bayhaqi.

Sulami ha viajado mucho por Irak; Hamadan, Ray, Merv, Hijaz y otros lugares. Está será la ocasión de numerosos contactos con sufíes y eruditos. Durante la última parte de su vida, construyó un pequeño hospicio sufí (janqah) que recibía a los sufíes para retiros.

 

Detalles

Tapa Blanda
Dimensiones 22 x 15 x 3 cm
ISBN

978-987-48502-7-0

Páginas

120